25/7/14

CONSEJO UNIVERSITARIO APRUEBA SOLICITUD DE DECANA (e) DE FaCES DE REMOCIÓN DEL DIRECTOR DE LA ESCUELA

NOTA: El Siguiente comunicado no refleja ninguna posición u opinión del Equipo de EL EACISTA UCV. Cumplimos con servir como canal informativo acorde a nuestros principios e ideales de imparcialidad. Cualquier interesado en dar respuesta a este comunicado, enviarlo a nuestras formas de contacto especificadas al final de nuestra Web.


"El miércoles 23 el CU aprobó la solicitud de la decana (e) de FaCES de remoción del Director de la Escuela de Administración y Contaduría (EAC) y designó a la Profesora Diana Hernández como nueva Directora (e), negando la solicitud de derecho de palabra solicitada por una representación de la comunidad de esa Escuela, en cumplimiento de un acuerdo adoptado en reunión urgente realizada en dicha Escuela la noche anterior por un nutrido grupo de miembros de la comunidad al conocerse la decisión adoptada en la reunión vespertina del Consejo de la Facultad ese mismo día. Hasta el momento conocemos que salvaron su voto o votaron en contra en esta decisión los representantes profesorales profesores Humberto García L., Inírida Rodriguez, Alberto Fernández y el Secretario de la UCV profesor Amalio Belmonte. Adhirió su voto el representante profesoral suplente profesor Ricardo Ríos.


Como hemos señalado, la decisión del CF, por mayoría accidental, fue violatoria del Reglamento Interno de Debates del CF por cuanto el punto colocado en discusión por la decana (e) al finalizar la reunión del Cuerpo, no figuraba en agenda ni fue introducido en puntos previos al inicio de la discusión y constituía el objeto fundamental de su propuesta inicial al Cuerpo en sesiones anteriores de iniciar una investigación, para lo cual se había designado una Comisión, cuyo informe de trabajo estaba siendo conocido por el Cuerpo ese día. No obstante esto, dos de los miembros de dicha Comisión entre ellos la Coordinadora -que han estado participando en el trabajo de la misma- votaron favorablemente la propuesta de la decana (e), a sabiendas de que la tarea que les ha sido encomendada apenas estaba comenzando.

Queremos hacer del conocimiento de la comunidad universitaria algunos aspectos vinculados a lo sucedido ayer en el CU por cuanto consideramos tienen una grave incidencia no solo para nuestra comunidad académica en FaCES sino para toda la universidad. El CU se negó a dar el derecho de palabra sobre un asunto de indiscutible trascendencia académica a un grupo representativo de miembros de la comunidad de FaCES y de la EAC entre los cuales nos encontrábamos miembros del Consejo de la Facultad, miembros del Consejo de Escuela, Jefes de Departamentos, Jefes de Cátedra, profesores, estudiantes y empleados de la EAC y algunos otros profesores de otras Escuelas que acudieron a expresar su solidaridad con la EAC, bajo el precario argumento de que no podían recibir "grupúsculos" universitarios en cualquier ocasión. No obstante, cuando a las puertas del Consejo se han presentado grupos de empleados y obreros por razones evidentemente políticas y sectarias, atropellando al personal administrativo y de vigilancia, rompiendo las puertas de vidrio (aún no reparadas), pateando las puertas de madera del salón de reuniones, insultando e irrespetando a las autoridades diciéndole "ladrona" en su cara y otros epítetos irrepetibles a la ciudadana Rectora y a las otras autoridades, se interrumpe la agenda para dejarlos entrar y se les permite dirigirse al Cuerpo sin dilaciones. Es evidente la existencia de dos raseros bien distintos para tratar a los diferentes miembros de la comunidad y no podemos menos que hacernos voceros de la indignación que este tratamiento provoca. No les estamos exigiendo que nos den la razón, sino que nos respeten el derecho que teníamos de ser escuchados, en un punto de discusión que estaba siendo introducido en la agenda del CU por la ciudadana Rectora a solicitud de la decana (e), en ese mismo momento. ¿Con que moral podemos reclamar entonces las violaciones a la libertad de expresión fuera de nuestros recintos? ¿Y donde dejamos la lucha contra la discriminación? ¿Cómo queda la academia? La verdad, no tenemos respuestas.


El otro aspecto grave se refiere a la conducta y expresiones de nuestra máxima autoridad local al momento de la discusión en el CU. Como es su inveterada costumbre y de seguro sin inmutarse, (des)informó al Cuerpo que el profesor Carlos Torres, representante profesoral al CF de FaCES estaba obstaculizando la entrega del informe de la Comisión designada por el Consejo para investigar los hechos relacionados con una solicitud presentada por la EAC que constituyen el supuesto objeto inicial del planteamiento de destitución del Director de la EAC. De acuerdo con ella y en la versión presentada en el seno del CU, esto habría sido informado al CF por la coordinadora de la Comisión profesora Adicea Castillo en la reunión del CF. La negativa del derecho de palabra impidió al suscrito desmentir tamaña desmesura, por cuanto en la reunión del CF -y que intenten desmentirme si se atreven- lo único que informó la profesora es que la Comisión había comenzado a realizar su labor y que aún no la habíamos concluido. Como quiera que la decana (e) de la facultad informó al final de la reunión que la misma estaba siendo grabada, me remito a la grabación y a la memoria de los restantes consejeros. De más está decir que ya conversé con el particular con la profesora Adicea Castillo, con quien mantengo una relación personal de amistad desde que ingresé a la UCV como estudiante, hace muchos años.


Por último quisiera informar a la comunidad que ya comenzó la guerra sucia. Esta es la inveterada costumbre politiquera de tratar de descalificar al oponente imputándole falsos delitos, no importa cuan falaces puedan ser, cuando se sabe que no se tiene la razón y ante la carencia de argumentos y razones válidas para justificar las conductas propias. Esta es la desgraciada herencia de las viejas formas de entender y plantear el debate político en este país y que algunos se resisten a abandonar, tal y como estamos viendo. En la asamblea del día miércoles en la tarde efectuada en el anfiteatro de la EAC varios estudiantes denunciaron que pseudo dirigentes estudiantiles, presuntamente autoidentificados con un grupo estudiantil operante en dicha Escuela, se habían presentado en algunos salones de clases para disuadir a los estudiantes y profesores a asistir a la reunión convocada, argumentando que el ciudadano Director había sido removido por delito de corrupción, con relación al mal uso de partidas asignadas para unos cambios de dedicación solicitados por la EAC para ocho profesores. Como se señaló en la reunión, esta calumnia parte de un supuesto inexistente por cuanto en la facultad la única instancia que maneja recursos monetarios es la autoridad y las dependencias centrales, por cuanto la única potestad que tienen las autoridades de Escuela es la de hacer solicitudes de bienes y servicios, pero su adquisición, distribución y posterior asignación las hace la autoridad central. Si hubiese posibilidad de un mal uso de recursos se ubicaría a estos niveles y no a niveles inferiores. Una integrante del Consejo de Escuela indicó que la situación es tan apremiante que el café que ellos consumían en las reuniones del Cuerpo lo pagaba el Director de su bolsillo, porque la Escuela no tenía fondos asignados para esos gastos ni disponía de recursos propios para hacer estas erogaciones. Pero aún existen quienes todavía creen en la prédica de que calumnia que algo queda o simplemente, como se indicó también en la reunión, se encuentran tan "embrujados" que se les nubla el entendimiento.


Hacemos un llamado a expresar la solidaridad con la comunidad de la Escuela de Administración y Contaduría y con la defensa de la institucionalidad universitaria que está siendo objeto de un vulgar atropello. Exhortamos a concurrir masivamente a la asamblea general convocada por la comunidad de la Escuela para el día lunes a las 5.30 p.m. en el pasillo central de la EAC"

Profesor Carlos Torres G.
Representante Profesoral al CF de FaCES