12/5/17

De la flexibilización a la asamblea “improvisada” en la EAC


El jueves 11 de mayo de 2017 se llevó a cabo una asamblea de estudiantes no planificada a las afueras de la escuela de Administración y Contaduría UCV a las 7 AM. En el marco de la misma, se pretendía discutir sobre la situación académica actual así como las siguientes acciones a tomar por parte de los estudiantes.

Tomando como referencia la encuesta realizada la semana anterior a 200 estudiantes por @ElEacista, el 70% de los encuestados (aproximadamente) estaría de acuerdo con una paralización momentánea de las clases, pero a su vez, el no abandonar los espacios académicos. Postura similar a la expresada por el CEEAC, que propone:

Según lo aprobado en el consejo de facultad, la postura es NO avanzar en los temas de las materias (por el hecho de que no todos han podido asistir a sus respectivas clases) sin embargo, no es un llamado a faltar a la universidad; por ende nuestra propuesta es que se hagan clases magistrales en los espacios de la EAC, donde los profesores hablen de su materia adaptándolo a la situación actual.” -CEEAC.

¿Se cumple la flexibilización?



Ante las denuncias, @ElEacista consulta a 80 estudiantes para conocer si alguno de sus profesores ha irrespetado la medida de flexibilización curricular vigente. Encuesta que derivó en un 55% de respuestas positivas, cifra que obliga a esclarecer que es y que no es una “flexibilización” curricular.

1) Las clases no están suspendidas, no obstante, el avance en la materia queda supeditado por la presencia o no de los estudiantes.

2) La asistencia no debe ser tomada, pero ello no implica que se deban abandonar los espacios.

3) Las evaluaciones están prohibidas sin un previo acuerdo entre el 100% de los estudiantes y el profesor.

El peculiar caso de la EAC

Para la comunidad que hace vida en la EAC no es un secreto que las condiciones en las que se encuentra la escuela, difieren de las que afrontan otras escuelas dentro del mismo campus universitario. Soledad, aislamiento, falta de personal de seguridad e iluminación son algunos de los problemas que afronta una de las escuelas más lejanas del campus y que son el caldo de cultivo para actos delincuenciales.

Ante ello, los estudiantes han optado por una medida de precaución más que de protesta, el no asistir, ya que se trata de preservar la integridad física, pues en la memoria colectiva sigue presente el compañero que lamentablemente está en silla de ruedas por asistir a una escuela solitaria e insegura, por no mencionar otros casos más antiguos.


La asamblea pautada a las 4pm no pudo realizarse ya que se anunció el cierre de la escuela, ello no impidió la realización de pancartas como forma de expresión, pero privó a los estudiantes del turno vespertino y nocturno de expresarse, así que se abre el debate en nuestras redes, ¿Qué opinas tu? Tolerancia y respeto a cada opinión.